Nuestro centro » Historia
Nuestro centro
Historia
INSTITUTO “CARDENAL LÓPEZ DE MENDOZA”
EL EDIFICIO

Es una construcción renacentista de las más importantes de la ciudad de Burgos que manifiesta una simbiosis armónica de elementos tardogóticos y renacentistas, y dedicada a la docencia desde su fundación. Comenzaron las obras en 1538 y se concluyeron en 1579. Su obra de sillera es de gran calidad, sobre todo la fachada, cuya piedra caliza procede de las conocidas canteras de Hontoria. Intervinieron varios maestros canteros, siendo el más importante Pedro de Resines al que siguieron Baltasar de Castañeda, Juan del Campo y otros. La escultura, centrada en la portada y los escudos, es obra de Diego Guillén y su sucesor Antonio de Elejade. La obra de carpintería fue llevada a cabo por Juan de eras y Miguel de Osma, entre otros.
Resultado de imagen de ies lopez de mendoza
La fachada, perfectamente plana y en desarrollo horizontal, es un gran muro de sillería dividido en siete lienzos separados por contrafuertes de sección cuadrada. En los extremos del muro se disponen sendos contrafuertes circulares con el escudo del cardenal a media altura. En cada lienzo van dos ventanas alargadas, una en cada piso, la superior con arco de medio punto y la inferior ojival. En el lienzo central se dispone una portada de gran belleza formal en claro desarrollo vertical dispuesta en tres cuerpos: el inferior que remeda una arquitectura clásica con dos columnas exentas en la que se encuentra la puerta con arco de medio punto y dos clípeos con bustos masculinos en las albanegas. En el segundo cuerpo, de menor tamaño, enmarcado por las cornisas y dos columnas adosadas, se dispone la gran cartela fundacional soportada por dos pequeños tenantes con el texto de la fundación del Centro y sobre ella el escudo del Cardenal sostenido por otros dos tenantes de mayor tamaño. El cuerpo superior está presidio por una hornacina avenerada que recoge la escultura del obispo San Nicolás, patrono del Colegio. A sus lados van dos pequeñas ventanas con arco de medio punto. Bajo todo esto hay una ventana-tabernáculo, como en la casa de Miranda, en cuyos lados van dos telamones con las extremidades inferiores drapeadas.

Dicha cartela fundacional lleva el siguiente texto:

ESTE COLLEGIO MANDÓ HAZER EN SU TESTAMENTO EL ILLMO. Y REVERENDÍSIMO SEÑOR CARDENAL Y OBISPO DE BURGOS DON ÍÑIGO LÓPEZ HIJO DE LOS CONDE DE MIRANDA DON PEDRO DE ZÚÑIGA Y DE AVELLANEDA Y DOÑA CATALINA DE VELASCO NIETO DE LOS CONDES DE MIRANDA DON DIEGO LÓPEZ DE ZÚÑIGA Y DOLA ALDONZA DE AVELLANEDA. BISNIETO DE LOS CONDES DE PLASENCIA DON PEDRO DE ZÚÑIGA Y DOÑA YSABEL DE GUZMÁN. FUERON TAMBIÉN SUS ABUELOS EL CONDESTABLE Y CONDE DE HARO DON PEDRO DE VELASCO Y LA CONDESA DOÑA MENCÍA DE MENDOZA SU MUJER. MANDOLO EDIFICAR DON PEDRO DE VELASCO QUARTO CONDESTABLE DE LOS DE SU LINAGE. ACABOSE EL AÑO MDXX[IX].

D. Iñigo López de Mendoza, Obispo de la ciudad cacereña de Coria (1520-1520) y Obispo-Cardenal de Burgos (1529-1535), era de familia muy noble, pues era nieto de los Condestables enterrados en la capilla homónima de la catedral de Burgos; era bisnieto de D. Iñigo López de Mendoza, marqués de Santillana autor de las Serranillas, el padre de Doña Mencía de Mendoza, y sobrino-nieto del famoso cardenal Pedro González de Mendoza que era hermano de Mencía de Mendoza.

Se accede al edificio por un zaguán cuadrado cubierto con bóveda ojival tardogótica. Enfrente está la puerta de accedo al claustro y a ambos lados sendas puertas de acceso a la capilla, la de la izquierda, y al general inferior por la derecha. La capilla ocupa todo el lado izquierdo de la fachada, de paredes lisas y cubierta con bóveda ojival, como el zaguán, con tres tramos en la capilla y otro sobre el coro que está sobre el zaguán. Tuvo un retablo hecho por Antonio de Elejalde del que no queda nada, y desde 1871 se instaló la sillería renacentista del monasterio de Vileña (La Bureba). En el lado derecho de la fachada van dos aulas generales, una en cada piso, que son amplias salas, las cuales han desarrollado distintas funciones a lo largo de su historia. La superior, desde que acogió la Cátedra de Dibujo se la decoró con hermosas pinturas.

El patio, de forma cuadrada, es el eje de la construcción, tiene dos galerías formadas por arcos rebajados que se apoyan en pilastras adosadas. En el centro hay un pozo con su brocal liso. La escalera principal se encuentra en el ángulo NO. Es de tipo claustral, austera pero señorial formada por tres tramos en cuyo segundo rellano se encuentra una ventana de asiento. Se accede a ella por un espacio con arco carpanel y, en la parte superior, con arcos escarzanos, tanto en el vano como en la tribuna. El resto de las dependencias han desarrollado distintas funciones pero hemos de destacar que el piso inferior fue la sede de las cátedras y el superior, residencia de colegiales o internos en el siglo XIX.
BREVE HISTORIA DEL CENTRO

La fundación de este edificio fue el resultado de la preocupación del Cardenal por los más pobres de su diócesis. Por ello decidió en su testamento fundar este Colegio que se llamó de San Nicolás porque él era Cardenal del título de San Nicolás in carcere Tulliana. En Coria también fundó un hospital con idéntica advocación. La finalidad era formar buenos curas.

Su familiar y testamentario, Pedro Fernández de Velasco, mandó construir el edificio en 1538 con las rentas que había dejado el Cardenal.

Siglo XVI

Durante el siglo XVI hubo muchos enfrentamientos con el Ayuntamiento sobre la dirección y gestión del Colegio; por ello el testamentario cedió el centro a los jesuitas (1561-1575) lo cual provocó un rechazo total de la ciudad, particularmente de otras órdenes religiosas que no compartían dicha cesión y un rechazo especial a los jesuitas que salían beneficiados. Consecuencia de estos enfrentamientos, el rey Felipe II permite que las monjas de Calatrava ocupen el edificio desde 1570 hasta 1578. En este lapso de tiempo algunos sectores de la ciudad quieren que se convierta en Universidad. Por ello Felipe II envía a Burgos al Obispo de Segovia Diego de Covarrubias y Leiva para que elabore un informe con la intención de ver si presentaba las condiciones físicas y económicas que permitiesen la creación de una Universidad. El informe poco favorable y la oposición de la Universidad de Valladolid frenaron este intento. En 1582 hubo otro intento de convertirlo en Universidad.

En esta etapa el que dirigía el centro era un mayordomo; Juan de Vinuesa, Francisco Castellanos y Bonal de Paz son los más conocidos.

Desde 1579, cuando acabaron las obras, hasta 1601 funcionó como colegio de internos con diversos conflictos que alteraron su marcha normal, ente ellos el del enfrentamiento del Arzobispado con el Ayuntamiento por el control del Colegio.

Siglos XVII-XVIII.

En 1601, desde Valladolid, sede provisional de la capital del Reino, llegó una propuesta de acuerdo entre ambas partes, que se materializó en la famosa Concordia de 1601 entre el Arzobispo Zapata y el Corregidor Gonzalo Manuel que fue ratificada por el rey Felipe III en 1602 y por el papa Paulo V en 1608. Se redactaron las Constituciones del Colegio: un patronato presidio por el Obispo, el Rector, dos Canónigos en representación del Cabildo, dos regidores del Ayuntamiento y los dos colegiales más antiguos; un Rector, elegido por tres años, que será canónigo o dignidad de la catedral nombrado por el patronato; 12 colegiales de entre 19 y 25 años; tres familiares (servicio del centro) y un cocinero formaban la dotación del colegio. También se elaboró la Tabla de Ceremonias que trataba del funcionamiento interno del centro. Había cuatro Cátedras: Casos de conciencia, Sacramentos, Canto y Gramática que eran los estudios que se realizaban.

El primer Rector fue Martín de Aresti, al que siguen otros como Marcos de Torres o Pedro de Argáez, que llega a un brutal enfrentamiento con los colegiales la noche del 14 de junio de 1644.

Durante estos dos siglos el colegio de San Nicolás desarrolla su función didáctica con muchos incidentes, particularmente en el siglo XVII.

La época oscura: 1804-1840

Los últimos años del siglo XVIII el Colegio tuvo poco alumnado debido a las penurias económicas que padecía. Por ello en 1804 el Patronato recibe la solicitud de que las instalaciones sena cedidas para depósito de granos, pero continuando con su función docente. En 1806 fue almacén de lanas de los comerciantes burgaleses. Y en 1808 los soldados franceses se adueñan del edificio.

Las Cortes de Cádiz resucitaron la vieja posibilidad de convertirlo en Universidad pero fue imposible. Con el Trienio Liberal (1820-23) el intento de recuperarlo para la enseñanza fue más serio debido al interés del Ayuntamiento en ese propósito. Se hicieron obras en el centro y se nombró el cuadro de profesores comenzando a funcionar como Universidad de segunda Enseñanza en 1822; pero el proyecto fue muy corto, pues al año siguiente cambiaron radicalmente las cosas.

En 1826 fue local para lanas y tejidos del empresario francés Maurice Loignon.

1840-época actual. El viejo colegio se convierte en Instituto de Enseñanza Media.

Siglo XIX.

Los aires liberales que soplaban en España son los que permiten recuperar definitivamente el colegio para la enseñanza. Fue el Instituto Literario Superior que funcionó desde 1840 hasta 1845. Pero como el edificio del viejo Colegio de San Nicolás estaba ocupado por los militares, las clases se debieron impartir en el Seminario Conciliar de San Jerónimo.

En 1845, con el Plan Pidal de Enseñanza Media, se crearon los Institutos de Segunda Enseñanza, uno por cada provincia. En Burgos inmediatamente se pensó en el viejo Colegio de San Nicolás como sede del nuevo Instituto. Pero había que desalojar al cuerpo de Artillería que ocupaba el edificio. Esto se consiguió, en 1849, por la inestimable labor del primer Director elegido del Instituto D. Juan Antonio de la Corte y Ruano-Calderón, Catedrático de Geografía e Historia. Se pensó también en otras sedes como la cárcel, que estaba en el actual solar de la Diputación Provincial o el convento de San Pablo (en el actual solar del Museo de la Evolución).

Importantes profesores iniciaron la labor docente en el nuevo instituto como el Director, Raimundo de Miguel catedrático de Latín, José Martínez Rives Catedrático de Historia o Eduardo Augusto de Bessón, Catedrático Psicología y Lógica. Junto a las asignaturas tradicionales estaba la de Agricultura teórico-práctica que acaba convirtiéndose en una Cátedra en 1876. Para ello el Instituto disponía de un Jardín Botánico al que se incorporó un invernadero en la década de los 70. En 1861 se instaló en el centro el Observatorio Meteorológico, de índole provincial, que ha venido funcionado como tal hasta finales del siglo XX.

Desde los comienzos del Instituto, la cátedra de Historia Natural, a través de compras con la dotación anual y por importantes donaciones, constituyó un importante Museo de Ciencias Naturales, debido a los desvelos de Mauricio Pérez San Millán y, sobre todo, de José López de Zuazo.

El Instituto fue creando una importante biblioteca, conseguida con las incorporaciones a través de los presupuestos ordinarios, de las bibliotecas de monasterios exclaustrados y de donaciones entre las que destacamos las llevadas a cabo por el gobierno francés, con motivo de los cursos de verano y, sobre todo, la donación del profesor Eloy García de Quevedo. Este fondo se dividió cuando se creó el segundo instituto burgalés, el Instituto Conde Diego Porcelos.

Durante algunos años el Instituto fue colegio de internos; se situaban las cátedras en la planta baja, y el internado, en régimen completo o mediopensionista, en el primer piso.

Siglo XX

En los primeros decenios de este siglo algunos profesores incrementan el prestigio del Centro debido a su labor docente, investigadores y su proyección en la política. Rodrigo Sebastián Catedrático de Francés crea en 1908, con Ernest Mérimée de la Universidad de Toulouse, los primeros curso de verano para extranjeros de toda España. A ellos asisten importantes personalidades de la vida cultura española, como Américo Castro, Vicente Lampérez, Domínguez Berruela, Narciso Alonso Cortes. Muchos profesores del centro son condecorados con la Legión de Honor francesa. Eloy García de Quevedo Catedrático de Literatura fue alcalde de Burgos. José María Ordoño Catedrático de Matemáticas también será alcalde de la ciudad. Teófilo López Mata Catedrático de Geografía e Historia fue Concejal y profundo investigador al igual que Ismael García Rámila.

Por una orden ministerial de 1957 el centro pasa a denominarse Instituto Cardenal López de Mendoza, en honor de su fundador. Aunque desde 1936 estaban separados los alumnos por sexos dentro del mismo edificio a comienzos de la década de los sesenta se construye un nuevo pabellón que será para alumnas, permaneciendo los alumnos en el edificio del siglo XVI. Ese nuevo pabellón se inauguró en 1963. Esta separación tomará otra entidad cuando en 1967 se crea un nuevo instituto, el segundo de la capital dedicado al Conde Diego Porcelos, fundador de la ciudad, que será Instituto masculino quedando el Instituto Cardenal López de Mendoza como Instituto femenino.

Durante el curso 1985-86 se incorpora al Instituto López de Mendoza la modalidad del Bachillerato Internacional, siendo director D. Francisco Ortiz Sáez.

El año 1995 se celebró el sesquicentenario de la creación del instituto que se celebró con una importante exposición retrospectiva con documentos y materiales alusivos a la historia del centro. Presidió los actos el ministro de Educación D. Eduardo Saavedra perpetuando el acto con una placa en la biblioteca de alumnos. Ese mismo años se implantó la ESO en el primer curso del segundo ciclo.

Al año siguiente, ante la ruina inminente de vigas y cubiertas del edificio, se llevó a cabo una importante obra de reparación integral siendo director D. Antonio Valverde Ortega. Se hicieron importantes mejoras cambiando la distribución de espacios, como la Dirección, la Secretaría y el Museo de Ciencias Naturales que pasó a ocupar el aula general del primer piso donde durante mucho tiempo estuvo la Cátedra de Dibujo. Las obras concluyeron en diciembre de 1999 a cuya inauguración asistió la Subsecretaria del Ministerio de Educación Dª Ana Pastor y autoridades locales.

La inauguración del curso 2002-03 fue presidida por la Infanta Dª Cristina acompañada de la Ministra de Educación, el Presidente de la Junta, el Alcalde de la ciudad y la Directora del Centro Dª Pilar Cristóbal Plaza, hechos que quedan grabados en una inscripción lapidaria en la Capilla, junto a otras dos que conmemoran el traslado del instituto en 1849 y la visita de la reina Isabel II en agosto de 1861.

Las palabras del profesor de lengua española y francés D. Ismael García Rámila ponen justeza y resumen a este bosquejo histórico de este instituto:

“Enseñar, enseñar, ese fue el noble sino de estas vetustas piedras en lento pasar de dos centurias; al final de ellas, vientos de guerra y las brutales conmociones político-sociales de la primera mitad del siglo XIX, llevan hasta los claustros un silencio de muerte, y la vieja casona sufre el riesgo de una brutal y utilitaria desnaturalización, mas… en la noble construcción, para centro docente levantado, volvieron a resonar y siguen resonando las voces gayas de varias generaciones de una alborozada juventud”.
Enlaces Institucionales
Portal de educación Directorio de Centros Recursos Educativos Calendario InfoEduc@
Reconocimientos
Certificacion CTIC Nivel 4